Entrevista a Diane Rodríguez: “Necesito que el estado me reconozca como mujer”.


Entrevista a Diane Rodríguez: “Necesito que el estado me reconozca como mujer”.

La presidenta de la Silueta X relata la ayuda que ofrece la asociación a las personas GLTBI y las limitaciones que tiene la comunidad trans en Guayaquil. 

Las personas que conocen a Diane Rodríguez se llevan una sorpresa. Cuando la ven, se la quedan mirando durante un largo tiempo, como si algo en ella no concordara, pero no determinan qué es. Entonces empieza la inspección en todo su cuerpo, de arriba hacia abajo. Los pies, las manos, la cara, el pelo, las piernas… si consiguen verla de espaldas notarán la carencia de cintura, las nalgas aumentadas a la fuerza mediante cirugía, los hombros anchos y tal vez empiecen a deducirlo; si la escuchan hablar sus sospechas quedarán confirmadas: ella es transexual femenino y ese es el escrutinio que debe soportar por haber nacido en el cuerpo equivocado.

El rostro de Diane, además de esconder al hombre que fue, expresa la sencillez de la amabilidad y la dureza de la  lucha. Casi no se maquilla, y se siente más cómoda vistiendo un jean y zapatos bajos, lo contrario al prototipo de mujer que la sociedad consideradebería de ser: bien peinada, maquillada y con tacos. Pero ella no desea seguir ese estereotipo. Ella no quiere obedecer lo que la sociedad le pide que haga, más bien Diane le exige a la sociedad que se reivindique de todas las limitaciones que tiene hacia la comunidad trans, motivo por el cual en el 2006 inició una lucha que continúa día a día.

Diane nació en una época en la que ser transexual era mal visto por la sociedad, una sociedad que se toma su tiempo para pensar en las cosas que va a aceptar, y al grupo que pertenece lo está haciendo esperar. Pero mientras esperan, Silueta X, dirigida por Rodríguez, sigue creciendo, pues la asociación que inició con 5 personas, hoy tiene articulación con 17 de los 25 cantones de Guayas y pertenecen alrededor de 300 personas de la provincia, entre gays, lesbianas, bisexuales transexuales e intersexuales.

Al ingresar a la asociación, ubicada en Gral. Córdoba, entre Juan Montalvo y Padre Aguirre, se puede observar recortes de periódicos en los que ha salido Diane u otra integrante del grupo trans, como cuando le permitieron cambiar su nombre en la cédula, de Luis Benedicto a Diane Marie; o cuando a Tania Cruz Marcillo,  de 24 años, le permitieron ir al colegio Fuerte Militar Huancavilca utilizando falda y no pantalón. Son muestras de lo que han logrado y recordatorios de lo que les falta por alcanzar.

¿Ustedes quieren que la sociedad las reconozca como trans o como mujeres?

Dentro de los grupos trans hay varios tipos de ideología. El primero es el tipo de trans que se concibe como mujer, que quiere ser tratada como mujer y adopta ese rol matriarcal, es decir que quiere ser: mamá, esclava doméstica, reproductora de seres humanos y esclava sexual de un hombre. También hay otro tipo de trans, como yo, que están en construcción, que necesito que me reconozcan como trans, que me traten como mujer porque estoy en una indagación todavía, y en esta disyuntiva binaria donde solo hay masculino y femenino, tengo que acercarme a lo más femenino que es lo que yo me siento.

Yo quiero que el Estado me reconozca como mujer para casarme legalmente. Así es mucho más sencillo acceder a los derechos sociales que tiene mi novio y que yo, como su pareja, tengo derecho. Yo no quiero acceder a la unión de hecho porque eso es para homosexuales y yo no soy ninguna homosexual y mi novio no se ve homosexual, él es un hombre heterosexual; es como negar los postulados de identidad de género.

Quién sabe si después de otras generaciones se pueda dar un tercer género, pero en la actualidad está el mundo binario: malo –bueno, blanco-negro, hombre-mujer, masculino-femenino, no hay por dónde todavía.

¿Cuál es el enfoque con el que trabaja de Silueta X, dentro de la comunidad GLTBI?

Nuestro discurso va desde la identidad de género. Los cisgénero son personas que han adoptado el rol de género de la sociedad impuesta y las personas transgénero son quienes hemos transgredido el género impuesto por la sociedad. Entonces en base del postulado de la identidad de género yo me concibo como una persona femenina y en ese sentido las personas que se sienten atraídas hacia mí son los hombres heterosexuales.

Ahí surge la disonancia del discurso político de la sociedad donde supuestamente no es posible de que un hombre heterosexual se enamore de una trans, si la trans se ve femenina.

Cuando conocí a mi novio, él pensó que yo era biológicamente mujer pero no, se enteró que yo era una trans. Continuamos nuestra relación y luego de varios años de sensibilización él entiende ahora, se acepta como hombre heterosexual y me acepta a mí como trans.

Nosotras (transexuales femeninos) pensamos como mujeres, nacimos como hombres pero pensamos y actuamos como mujeres.

Pero a pesar de que la asociación tiene el apoyo de quienes la conforman, hay ciertas cosas que no pueden cubrir totalmente.

La mayoría de los transexuales sufren violencia intrafamiliar cuando revelan a su familia que se identifican con el sexo opuesto. Algunos recurren al trabajo sexual como medio de subsistencia cuando los botan de sus casas. Silueta X trata de ayudarlos repartiendo condones, lubricante y acompañándolos a realizarse exámenes médicos en los centros de salud.

¿Cómo tratan los casos de violencia intrafamiliar?

Lo que hacemos es que si viene una persona que ha sido sujeta a este tipo de actos, si tiene una situación emocional profunda la derivamos a uno de los psicólogos que colaboran con Silueta X, los viernes de 10:00 a 12:00.

Si ha tenido algún daño físico lo derivamos a la Fiscalía o la Comisaría de la mujer. Nosotros tenemos un formato de quejas, sacamos la copia y simplemente la persona se acerca, deja el documento, le sellan y ya está puesta la queja. Hacemos que el proceso se le haga mucho más fácil

Además los miércoles de 18:00 a 20:00 se dan talleres de sexualidad, de identidad de género, damos charlas a la Policía Nacional, vamos a la penitenciaría, a los colegios, a los centros de salud.

¿En Silueta X se brinda asesoría a toda la comunidad GLTBI o solamente a la comunidad trans?

A todos, pero hacemos énfasis en el trabajo de poblaciones trans, porque son las más discriminadas de la sociedad, incluso dentro del grupo GLBTI, las menos valoradas.

¿Hay algún otro centro especializado en la comunidad trans en Guayaquil?

No. En Quito está la organización del Proyecto Transgénero, dirigido por Elizabeth Vásquez.

Para Diane, cursar el cuarto año de la carrera de Psicología le ha abierto muchas puertas al entendimiento en temas que antes desconocía. Y superar la discriminación laboral en su primer trabajo y el bulling, cuando antes de empezar a feminizarse estudiaba Ingeniería Comercial,  le ayudó a formar el carácter que tiene ahora.

¿Cómo reaccionó su familia cuando empezó a manifestar su feminidad y decidió que esa sería su forma de vida desde entonces?

Me botaron de la casa. Yo hice trabajo sexual durante un mes y tuve que sobrevivir en la calle. Luego me reincorporaron al hogar y me llevaron a 3 religiones. Si hubieran sabido de las clínicas de deshomosexualización, también me hubieran llevado. Muchos padres lo hacen desesperados porque quieren encajarnos en la sociedad binaria y por la desesperación llegan estos evangélicos, llegan estos católicos y dicen ‘sí, acá los van a ayudar’, los abandonan. Las mujeres son violadas, los gays electrocutados.

¿Qué edad tenía cuando se lo comunicó a sus padres?

Tenía 14 o 15.

¿A esa edad la botaron?

Sí, luego mi mami me vio por el Unicentro, al mes. Habló con los profesores y tuve que recibir clases externas para nivelarme. En el día vivía en la casa de un amigo que ya falleció, se llamaba Luis Vélez, lo conocí también en el Unicentro. Era el típico gay que pensaba que ser trans era lo peor, que pensaba que luego de la homosexualidad, viene la transexualidad. En ese tiempo él tenía 22 años. Si mis padres se enteraban hubieran pensado que  él tenía influencia en mí.

Ahora mi mami me ama, ya sabe que conmigo no puede hacer nada. Con el tiempo he percibido que ella perdió un hijo pero ha ganado una hija, pero me trata como debe de tratarme, como mujer. Me quiere y me respeta.

Diane no es solamente la presidenta de Silueta X, ella con su actitud y su cuerpo protesta día a día en favor del grupo GLBTI, especialmente de las personas trans, porque la sociedad todavía no les da cabida por completo. “Y me siento bien de haber nacido acá porque tengo, por lo menos la posibilidad de luchar”, asegura.

Diane RodriAެguez. Mercy correcciones

DianeRodriguez-Siluetax

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s